¡Esto no es Teletrabajo!

Grupo Tempo organiza las semanas internacionales de la mujer 2017-2019
22/03/2020
Comunicación y MK para tiempos de crisis: Mkomunicación 2020
27/03/2020

Siempre ha defendido la flexibilidad horaria y el teletrabajo como modelo de organización de empresas y entidades. La tecnología como herramienta y no en fin en sí mismo, ha supuesto un cambio ( o debería decir había supuesto) en el paradigma empresarial (y personal).

Sin embargo, la crisis sanitaria global que vivimos, ha cambiado, nos ha cambiado todo. Nos obliga a hablar del teletrabajo, antes, durante y después de esta situación. Porque estamos hablando de cosas diferentes.P

Antes de la crisis sanitaria ( y económica) casi un 75% de las personas trabajadoras en España quería teletrabajar pero no les dejaban.

Sobre los porcentajes de personas que practicaban teletrabajo en España, en Eurostat recogen que solo un 3% lo practica habitualmente, un 4% a veces y el 93% nunca. Los países europeos más avanzados en teletrabajo, también según Eurostat, son Suecia, Islandia y Países Bajos.

Entre un 14% y un 20% de empresas españolas tienen previsto implementar programa de teletrabajo. Solo un 4% de los convenios colectivos en nuestro país, contemplan la posibilidad ( que no realidad) de implementar teletrabajo.

No es lo mismo hacerlo de forma ocasional que como modelo organizativo estructurado y pactado entre empresa y trabajadores. En las estadísticas no hay un dato fiable sobre las empresas que representan casi el 98% del tejido productivo en nuestro país, las PYMES, aunque en algún estudio habla que casi el 45% de las mismas podría adoptar algún tipo de medida estructural de teletrabajo. 

Y ahora mismo, marzo de 2020 ¿creemos que estamos teletrabajando?

Leo y escucho en medios. Todo el mundo habla de ello. Pero olvidan un factor creo importante. ESTAMOS ANTE UNA SITUACION DE TELETRABAJO FORZOSO Y OBLIGATORIO. Y en las personas que tienen familia ademas, se introduce el factor de la conciliación obligatoria.

Ya sabemos que no todo sector productivo puede teletrabajar. Pero ademas ahora aquel tipo de actividad o función que lo permita, lo debe hacer de manera obligatoria, urgente, y no planificada. E incluso con falta de herramientas y espacios adecuados. Sin redes privadas seguras, y en donde legislaciones de protección de datos… bueno ¿cuantos empleados se han llevado datos a sus domicilios?. Es insisto una situación excepcional.

Y otro dato importante: ¿ se valora económicamente a día de hoy ese teletrabajo? Pienso en clientes sobre todo, y los autónomos me entederán mejor que nadie.

 En el teletrabajo se deben cumplir las previsiones de la legislación de prevención de riesgos laborales. No todo espacio cumple estas previsiones y la salud del trabajador cuando trabaja resulta fundamental en cualquier ámbito. 

¿Y que pasará despues con el teletrabajo?

Es recomendable que el teletrabajo sea meditado, pensado y estructurado por profesionales que puedan dar respuesta a las dudas y metodologías ante esta nueva forma de prestación laboral, ya que no todas unidades de un negocio pueden implantarlo y resulta además fundamental comunicación interna a los trabajadores cuando se implantan en algunas unidades y en otras no, para no generar una sensación de diferente trato a los trabajadores. 

Tenemos que evolucionar de modelos clásicos de 8+8+8 horas a modelos como el que defendemos para un futuro cercano en el que las nuevas tecnologías suponen una ventaja competitiva pero también un peligro para la salud de las personas. Me refiero a modelos de las 4 D:Descanso, Dedicación, Disponibilidad y Desenganche.

Modelo de trabajo ideal.- Estaríamos hablando de teletrabajo mixto y un smartworking responsable, es decir no generar jornadas de Dedicación y Disponibilidad de mas de 9 horas ( siempre respetando nuestros horarios laborales)  Somos personas y no maquinas, tenemos que descansar, y por supuesto ser libres para tener ocio personal. La curva de productividad y eficiencia disminuye con el paso de las horas y los profesionales lo que tenemos que cumplir es precisamente con esos objetivos. 

Un uso inteligente del tiempo es fundamental, y por supuesto no perder de vista las relaciones humanas que como sociedad tenemos que desarrollar y disfrutar precisamente para ser mas libres e igualitarios.  

Ante situaciones de crisis sanitaria, el teletrabajo puede ser un medio de respuesta para que la normalidad empresarial y laboral siga su curso. Ante situaciones de normalidad, un teletrabajo bien planteado y desarrollado es un modelo de productividad y conciliación para todos 

Observando la imagen de arriba..¿queremos que eso sea el futuro del tele trabajo?.Espero que no, porque el tele trabajo debe implicar modelos mixtos en donde la libertad de espacio y tiempo no pierda de vista, que somos ante todo personas.


Contáctanos