¡Esto sí debería ser Teletrabajo!. Tenemos un plan.

Curso de Comunicación Escrita
23/07/2020
Grupo Tempo, agencia organizadora del I Congreso Internacional de Psicología del Trabajo y RR.HH.
21/08/2020

Siguiendo con el artículo que publiqué al principio de la tremenda situación que estamos viviendo con la pandemia mundial y sus consecuencias aún impredecibles, quiero contar lo que debería ser el teletrabajo y ayudar a las empresas que aún dudan en como hacerlo o si hacerlo.

Lo primero es que no lo duden. No quiero ser alarmista pero la información con la que contamos es tremendamente fiable y nos anticipan tiempos difíciles de nuevo de limitaciones de movimientos. Ahora no hay excusa porque se puede prevenir una situación de trabajo en remoto en condiciones y con todos los protocolos para un trabajo on Line al 100% ( no deseable pero en estos casos única opción) y en su caso, el modelo mixto deseable de días presenciales y días on Line.

El Gobierno lanzó una propuesta de teletrabajo abierta a la ciudadania en junio y que, por ej «juego político», no ha culminado aún. De hecho la información que tenemos es que desde la patronal se fuerza a derivar estos temas no a una legislación sino a los convenios colectivos.

Con esto, y al margen de la macropolítica, creo que es el momento para que las empresas y organizaciones inicien el establecimiento de y planes de implantación, con la legislación que tenemos a día de hoy, sobre todo porque no sabemos por donde irán los avances desde el punto que señalaba anteriormente, y las empresas no podemos esperar vivimos

Lo he escrito y contado en numerosos medios de comunicacion. Si cuando una persona decide montar un negocio se le debería exigir un plan de negocio… cuando una empresa va a introducir un cambio de modelo organizativo debería exigirse a si misma un plan estratégico analizando todas las variables y costes.

No es lo mismo implantarlo, hacerlo de forma ocasional por urgencias que como modelo organizativo estructurado y pactado entre empresa y trabajadores.

Es recomendable desde el punto de vista de una buena organización,  que el teletrabajo sea meditado, pensado y estructurado por profesionales que puedan dar respuesta a las dudas y metodologías ante esta nueva forma de prestación laboral.

No todas las unidades de un negocio pueden implantarlo, lo que ni es justo ni injusto sino que deriva de la propia naturaleza diversa de la prestación laboral. 

Además, resulta fundamental la comunicación interna a los trabajadores cuando se implantan en algunas unidades y en otras no, para no generar una sensación de diferente trato a los trabajadores. 

¿Y por donde empiezo?

Lo primero, conozcamos lo que existe desde un punto de vista de normativa. En nuestro país, hasta las modificaciones legislativas del articulo13 del Estatuto de los trabajadores por la Ley 3/2012, la implantación en las empresas del teletrabajo solo tenia como guía el Acuerdo marco de teletrabajo de 2002.

Desconexión.-

¿Y que pasa con nuestro derecho al descanso post trabajo?. El teletrabajo no es estar disponible las 24 horas. No debe ser un elemento de conexión permanente-empresa persona trabajadora.

Es primordial la desconexión y no alargar la jornada más de lo necesario ni en físico ni en teletrabajo. Es un derecho fundamental. La clave está en “educar” a los clientes  y superiores y hacerles ver que a partir de cierta hora no se les puede atender, salvo de forma muy excepcional si hay algún asunto que hay que abordar de manera urgente. 

Uso del tiempo y salud personal.-

Somos personas y no máquinas, tenemos que descansar y, por supuesto, ser libres para tener ocio personal. La curva de productividad y eficiencia disminuye con el paso de las horas y los profesionales lo que tenemos que cumplir es precisamente con esos objetivos. 

Un uso inteligente del tiempo es fundamental y, por supuesto, no perder de vista las relaciones humanas que como sociedad tenemos que desarrollar y disfrutar precisamente para ser más libres e igualitarios.  

Ante situaciones de crisis sanitaria, el teletrabajo puede ser un medio de respuesta para que la normalidad empresarial y laboral siga su curso en la medida de lo posible.. Ante situaciones de normalidad, un teletrabajo bien planteado y desarrollado es un modelo de productividad y conciliación para todos.

Seguir avanzando con guion y con el PLAN

Análisis y Planificación

Identificación de nuestro valor empresa/servicio o producto

Identificación de los puestos de trabajo

Evaluación y desarrollo de las competencias requeridas

Determinación de los objetivos

Planificación de los recursos necesarios

Evaluación del trabajo

Seguimiento y gestion de indicadores

Comunicación+Comunicación

Planificación tipologías

Protocolo de trabajador

Protocolo del Responsable/Empresa

Herramientas y software para teletrabajar

Como pueden entender, no es fácil. Las cosas bien hechas exigen planificación y saber de que hablamos. Todo ha cambiado, recuerda el primer error en épocas complejas: aceptemos una realidad y el impacto de la crisis. Archivemos, que no olvidar, aquellos que no van a mejorar nuestra facturación en el corto plazo e igualmente planteemos inversiones no previstas y que pueden se claves para el futuro de la empresa. . 

Tenemos que evolucionar de modelos clásicos de 8+8+8 horas a modelos como el que defendemos para un futuro cercano en el que las nuevas tecnologías suponen una ventaja competitiva pero también un peligro para la salud de las personas. Me refiero a modelos de las 4 D:Descanso, Dedicación, Disponibilidad y Desenganche.

Modelo de trabajo ideal.- Estaríamos hablando de teletrabajo mixto y un smartworking responsable, es decir no generar jornadas de Dedicación y Disponibilidad de mas de 9 horas ( siempre respetando nuestros horarios laborales)  Somos personas y no maquinas, tenemos que descansar, y por supuesto ser libres para tener ocio personal. La curva de productividad y eficiencia disminuye con el paso de las horas y los profesionales lo que tenemos que cumplir es precisamente con esos objetivos. 


Contáctanos